Bodegón o Naturaleza Muerta

bodegón naturaleza muerta - capital del arte

Bodegón o Naturaleza Muerta como también es conocida, es un concepto relacionado indirectamente con la naturaleza, sin embargo, no tiene que ver en lo absoluto con la muerte.

El término Bodegón se acuñó en España en el siglo XII para designar a la composición pictórica que agrupaba en un inicio objetos creados por la naturaleza utilizados en la vida cotidiana, como lo son alimentos, flores, un racimo de frutas e incluso animales muertos.

Dicha composición ha evolucionado y en la actualidad podemos encontrar plasmados cualquier tipo de objetos inanimados como las cerámicas, los utensilios de cocina, neveras, libros, una silla, material desechable, basura por mencionar algunos.

Lo que definitivamente no aparecen en la naturaleza muerta son escenas mitológicas, religiosas, bélicas, o costumbristas, en realidad no hay escenas de ningún tipo, paisajes o personajes retratados.

Podemos encontrar representaciones de Bodegón en ofrendas de alimentos griegas, generalmente en mosaicos griegos y romanos, con un fin decorativo.

En  el siglo XVII los Países Bajos los holandeses tenían un gran interés por los objetos y su potencial simbólico, moral o espiritual, por lo que el género de las naturaleza muerta surge en el seno de escenas religiosas.

El pescado y el marisco, así como las flores  fueron para los holandeses muy valoradas dentro de las pinturas que las representaban llegando a alcanzar altos precios.

La naturaleza muerta apareció como género independiente hasta el Renacimiento, siendo en un principio considerado inferior secundario frente a los grandes géneros pictóricos.

Si bien, el bodegón permite al artista una mayor libertad artística creadora, apostar por la pintura figurativa como temática en una obra requiere prestar especial atención en los pequeños detalles, en lo simbólico.

Existen diversas técnicas para este tipo de producción artística, las más usadas son la técnica del óleo y la acuarela, empleadas cada una de ellas en función de lo que el artista quiere comunicar.

La naturaleza muerta como temática la podemos asociarla a periodos artísticos del pasado como el Barroco y el arte académico del siglo XlX, pudiendo encontrarla también en la pintura contemporánea.

¡Visita nuestro Blog!

Dentro de la naturaleza muerta encontramos a los denominados bodegones vanitas, que simboliza la fugacidad de la vida, cuyas composiciones invitaban a la meditación de que ante la muerte cada uno de nosotros es igual, lo que cuenta son nuestras acciones, todo lo demás desaparece.

Los elementos fundamentales de este tipo de cuadros son la calavera, el reloj, las joyas, las armas, bienes terrenales.

Otro tipo de naturaleza muerta son los bodegones de desayuno, en donde los objetos se representan en calidad de alimentos en vez de ornamentos o especímenes naturales, para ello incluían a menudo utensilios y viandas a medio comer y parecen representar almuerzos informales.

Entre los principales exponentes del Bodegón encontramos a Jacob Van, Zurbarán, Goya, Dalí, Luis Meléndez , Velázquez y Sánchez Cotán.

Con la aparición de la fotografía como arte, el Bodegón se vio un tanto desplazado, sin embargo, no significa que haya desaparecido, pues podemos encontrarla plasmada en el arte contemporáneo, pues el papel de la luz, el sentido de la armonía y el cromatismo son aspectos genuinos del arte de pintar, independientemente del momento histórico y del artista.

La imagen corresponde a la obra denominada “Los girasoles” del gran pintor holandés Vincent van Gogh.

Leer: “Consejos para mirar las obras de arte

No olvides suscribirte a nuestro Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *